Los fondos recibidos se reflejarán en el saldo disponible y deben ser aceptados por el destinatario. Si el destinatario no acepta los fondos en un plazo de 30 días, serán devueltos al remitente y se reflejarán en el saldo disponible del remitente.